Blog

5 consejos para afrontar las negativas en los procesos de selección

5 consejos para afrontar las negativas en los procesos de selección
8 de octubre de 2014— Tiempo de lectura: 3 minutos

5 consejos para afrontar las negativas en los procesos de selección

Es probable que, antes de conseguir un empleo, pases por diferentes procesos de selección en los que recibas negativas del tipo «no has sido seleccionado», «no das el perfil», «no pasas a la siguiente fase» o incluso un «ya te llamaremos» del que no tendrás más noticias. No todo el mundo afronta de la misma forma estas situaciones, y a todos nos afecta en mayor o menor medida. Os contamos cómo relativizarlas y concederles su justa importancia.

1) Concíbelo como aprendizaje

Una negativa puede bajar la autoestima o hacer que te sientas menos motivado: la solución es darle la vuelta y no analizarlo como un error, sino como una oportunidad para mejorar los aspectos en los que crees que has flaqueado.

2) Haz un autoanálisis en frío

Es necesario mirar las cosas con cierta perspectiva para analizarlas mejor. Después de obtener una negativa, tómate un tiempo para observar el proceso con la distancia adecuada para extraer más información: de este modo podrás valorar mejor la impresión que has causado, cuáles han sido tus puntos fuertes y cuáles los débiles, y cómo mejorar para la siguiente ocasión.

3) Controla los pensamientos negativos

Si eres la típica persona que se siente mal cuando no consigue un objetivo, intenta evitar los pensamientos negativos haciendo ejercicios prácticos, ya que reaccionar de manera inadecuada puede bloquearte y dificultar la continuación de tu búsqueda de empleo. Una forma adecuada de reanudar el proceso puede ser escribir en un papel los siguientes pasos que vas a dar, elaborando un calendario de tareas: mejorar tu carta de presentación, mejorar tu currículum, reciclarte, preparar autocandidaturas, buscar nuevas ofertas, mejorar en idiomas, ensayar respuestas más adecuadas, mejorar tu marca profesional online, etc.

4) Permanece activo

Ya lo hemos remarcado en varias ocasiones: buscar trabajo es un trabajo en sí mismo que requiere constancia. Márcate un horario al día para centrar la atención en la búsqueda, combinándolo con otras actividades que te mantengan activo y te ayuden a afrontar el proceso, como hacer deporte o escribir un blog.

5) Qué hacer en caso de espera

Si la respuesta que has obtenido es un «ya te llamaremos», pasado un tiempo podrás interesarte por la conclusión del proceso de selección, aunque tu impresión haya sido que no te van a elegir a ti. En un artículo anterior te indicamos cómo hacer ese seguimiento.