Blog

Yo, robot. Bienvenidos a la revolución 4.0 en el mundo laboral

Yo
26 de febrero de 2020— Tiempo de lectura: 2 minutos

Los robots y las máquinas inteligentes ya están aquí y aunque parezca ciencia ficción, nuestro mercado laboral está cambiando a pasos agigantados y deberemos acostumbrarnos a trabajar juntos en diferentes tareas y sectores. Aunque ya estamos inmersos en la revolución 4.0, el verdadero cambio será cuando logremos la convivencia profesional entre hombres y máquinas, lo que transformará el concepto de “trabajo” tradicional. ¿Te imaginas como compañero de trabajo a un robot? Vamos a intentarlo y descubrir sus pros y sus contras.

  • Una gran ayuda. Si a priori ves a los robots como enemigos, deberás desenterrar esa idea porque pueden sacarnos de grandes apuros realizando tareas mecánicas y almacenamiento de datos cuando sea necesario. Ten en cuenta que pueden funcionar como un “brazo ejecutor” de la compañía, pero siempre bajo control humano.
  • Reducen la siniestralidad. En lo referido a seguridad y salud laboral, los expertos consideran que gracias a la interactuación entre trabajadores y máquinas se evitarán muchos accidentes laborales porque serán programados en materia de prevención, pero sin embargo; traerán consigo nuevos riesgos psicosociales generados del trato con robots durante toda la jornada.
  • Mejoran la competitividad. Lo normal es pensar que cuando la tecnología sustituye a los humanos se producen cambios en las condiciones laborales y muchos empleos podrían quedar obsoletos, pero también la irrupción de las máquinas pueden ser un estímulo para aumentar la competitividad, crear nuevos negocios y generar empleo asociado a su desarrollo.
  • Te necesitan. Si tienes que trabajar con un robot, el objetivo será lograr que se parezca a ti gracias a la inteligencia social, dándole ciertos parámetros para que sea capaz de entender si hace bien sus tareas o si el cliente está satisfecho. Gracias a la indispensable acción humana, se logrará un nivel de relación mayor con la máquina dotándola de ‘habilidades blandas’ (o soft skills), tales como competencias comunicativas, creatividad, organización o pensamiento crítico.
  • Facilitan la interconexión. Internet de las Cosas es una realidad y vivimos en un mundo interconectado con múltiples ventajas en numerosos sectores, como el de la logística, transporte o energía. En un mundo en el que imperan los datos dentro de la Red, las empresas se pueden anticipar al consumidor y a sus demandas gracias a las ventajas de la robótica y la inteligencia artificial, que transmiten en tiempo real todas las necesidades y conectan sistemas y servicios.