Blog

¿Tienes una entrevista por videoconferencia? ¡Aprende a superarla!

¿Tienes una entrevista por videoconferencia? ¡Aprende a superarla!
14 de marzo de 2017— Tiempo de lectura: 2 minutos

Te han llamado para una entrevista de trabajo pero no es una entrevista cualquiera, sino en formato videoconferencia. ¡Que no cunda el pánico! Esta modalidad de selección es cada vez más frecuente, sobre todo en grandes compañías, porque evita la barrera de la distancia y además permite la grabación del proceso. Si tienes dudas de cómo acertar, no te preocupes, porque te damos varios consejos: luce tu mejor cara, elige el fondo ideal y, sobre todo, prueba la conexión y… ¡a triunfar!

  • Vístete para la ocasión. Aunque sea por videoconferencia, estás haciendo una entrevista de trabajo por lo que tu atuendo debe ser el adecuado. Aunque la cámara solo te encuadre de medio cuerpo, deberás ir vestido correctamente de arriba abajo y elige colores lisos y neutros. Un traje chaqueta puede ser una opción perfecta.
  • Ordena tu espacio. El espacio que elijas para realizar la entrevista debe estar recogido y limpio. Intenta que tu habitación, despacho, etc… tenga una apariencia profesional, quita posters o fotos de fondo que puedan distraer al entrevistador, y cuida también la eliminación.
  • Haz una prueba. Intenta hacer antes un ensayo general de la entrevista por videoconferencia y comprueba que todo lo que se recoja en la cámara esté correcto. No te olvides, además, de probar los aspectos técnicos y la conexión para que no llevarse una sorpresa de última hora.
  • Cuida el lenguaje corporal. Sé puntual, mantén una buena postura en todo momento y cuida tu lenguaje corporal. Mira a la cámara, habla con pausa y apóyate si lo necesitas en alguna documentación sobre tu experiencia profesional pero sin abusar, claro.
  • Ante todo, silencio. Ya estás preparado, sólo falta comenzar. Eso sí, deja todo preparado para que no te molesten. Avisa a tus familiares, compañeros, amigos…de la hora de la entrevista, deja las puertas cerradas, teléfono apagado y, si es posible, desconecta el timbre de la puerta. Cualquier interrupción jugará en tu contra, así que ante todo, silencio y tranquilidad.