Blog

Consejos para conseguir pasar de becario a empleado

Consejos para conseguir pasar de becario a empleado
16 de marzo de 2015— Tiempo de lectura: 3 minutos

Consejos para conseguir pasar de becario a empleado

Una forma de acceder al mercado laboral es bajo la figura del becario, una etapa que suele durar más de lo que debería o, al menos, más de lo que hasta hace unos años era habitual. Con todo, éste puede ser el primer paso para conseguir el ansiado contrato laboral: a continuación encontrarás cinco de consejos que te ayudarán a pasar de becario a empleado en una misma empresa.

1) Es ahora cuando empiezas a aprender

Los becarios llegan a las empresas con mucha teoría en la cabeza, pero con poca práctica, y las primeras experiencias profesionales sirven para darse cuenta de que no basta solo con lo que se ha aprendido estudiando. En este periodo tienes que empaparte de la experiencia de los que te rodean para completar tu formación y convertirte en un aspirante al puesto. Es importante que mantengas una actitud humilde: de los becarios no se espera que lo sepan todo, pero sí que muestren interés y que saquen lo mejor de ellos.

2) Sé proactivo

Entrégate al 100%, toma la iniciativa y no esperes a que deleguen trabajo en ti: busca qué hacer y ofrécete para ayudar en la mayor cantidad de tareas posible. Esta actitud es muy valorada por los superiores, que verán iniciativa y emprendimiento entre tus capacidades.

3) Sé observador

Busca necesidades que pueda tener la empresa y trata de ofrecer tu propia solución: los superiores la valorarán y, en el caso de que no sea acertada, te darán su visión pero, sobre todo, tendrán en cuenta tu propuesta. Tal vez al finalizar tu estancia en la empresa no exista una vacante para ti, pero si consigues que tus superiores perciban tu nivel de aportación, es probable que vuelvan a llamarte más adelante.

4) Conviértete en un imprescindible

A raíz de lo expuesto anteriormente, trata de hacer de esa necesidad tu apuesta por el empleo: especialízate en ello y destaca por encima de los demás. Mantén una actitud humilde pero hazte notar: si te conviertes en un imprescindible, tendrás el puesto asegurado.

5) Intégrate

Trata de conocer a todo el equipo y llévate bien con ellos: tus compañeros pueden ser tu mejor carta de presentación si los superiores pidiesen referencias sobre ti. Además conseguirás que, en vez de verte como un becario, te vean como un compañero de trabajo.