Blog

Consejos para afrontar con éxito un proceso de selección en grupo Consejos para afrontar con éxito un proceso de selección en grupo

Consejos para afrontar con éxito un proceso de selección en grupo  Consejos para afrontar con éxito un proceso de selección en grupo
19 de noviembre de 2014— Tiempo de lectura: 3 minutos

Consejos para afrontar con éxito un proceso de selección en grupo

Las entrevistas grupales suelen ser la forma de selección más temida por los candidatos. En la mayoría de los casos se interpreta como un enfrentamiento directo con rivales, frente a los que se actúa a la defensiva y se busca destacar. Sin embargo, nada resulta más inapropiado que esto, pues su objetivo general es valorar cómo responden los aspirantes al trabajo en equipo. Te explicamos más detalladamente en qué consisten estas dinámicas de grupo y cómo enfrentarse a ellas con éxito.

Objetivos de la dinámica de grupo

La dinámica de grupo es una actividad conjunta en la que participan varios candidatos que aspiran al puesto, habitualmente entre 4 y 10 personas. En la tipología más común se pone a los solicitantes en situaciones similares a las que tendrán que resolver en el cargo al que optan.

Con ella se pretende observar su comportamiento y actitud, su capacidad resolutiva y comunicativa, su nivel de proactividad e iniciativa y sus habilidades y conocimientos, así como su capacidad de negociación y para trabajar en equipo. El entrevistador no suelen intervenir, aunque puede haber personal de la empresa infiltrado como candidatos.

Consejos básicos para afrontar un proceso de selección grupal

  • Actúa con normalidad y naturalidad.
  • No puedes saber de antemano el rol que busca la empresa, así que sé honesto y fiel a ti mismo.
  • No veas al resto de participantes como enemigos: recuerda que se trata de demostrar que sabes trabajar en equipo.
  • La finalidad es resolver el problema planteado, no eliminar a los demás.
  • Defiende tu criterio con argumentos bien planteados, asertividad y sin miedo a equivocarte.
  • Cuida las formas, moderando el tono de voz y el estado de ánimo: puede resultar inadecuado exaltarse o apasionarse exageradamente.
  • No interrumpas a los demás y no pronuncies monólogos: se valora que sepas escuchar.
  • No seas demasiado pasivo: no te quedes callado y participa de forma natural, sin avasallar ni decir tonterías.
  • Céntrate en el tema y no divagues: se valora tener capacidad de síntesis.
  • Escucha y muestra interés por las ideas del resto del grupo.
  • No te precipites y piensa antes de hablar.
  • Cuida tu lenguaje no verbal: estará en el punto de mira del seleccionador.
  • No te descartarán porque tu propuesta no solucione la tarea: se valora la participación y aportación de ideas, y también saber retractarse de ellas al ver que no sirven.

La clave está en adoptar una actitud relajada, que demuestre tu motivación e incluso que estás disfrutando del proceso. Aunque no cumplas el perfil para ese puesto, si actúas con comodidad es posible que te tengan en cuenta para un futuro proceso de selección. Si tienes alguna duda, puedes ver la película El método como ejemplo de todo lo que no se debe hacer en una dinámica de grupo.