Close Previous Next Previous Next Go up Go down Go up Go down Back to top Previous Go back Open menu Sound off Sound on Search Manager Calendar Date Comments Reading time Author Categories Tags Facebook Twitter Instagram LinkedIn YouTube Phone Play Play Pause Languages Oficina virtual Tu perfil

Consejos directos para la búsqueda de empleo

Diana lopez

Por  Diana López

Consultora de Selección de Nortempo

Los primeros pasos

Cuando nos encontramos en búsqueda de empleo —tanto si estamos trabajando y queremos afrontar un cambio, como si estamos en desempleo— lo primero que debemos hacer es pensar cuál es nuestro objetivo profesional desde el autoconocimiento, es decir, evaluando nuestras habilidades y competencias pero también teniendo claros nuestros puntos débiles.

Como segundo paso, confeccionaremos nuestro currículum vitae, plasmando toda nuestra experiencia y formación de una manera clara y concisa, que facilite la lectura. Además, si queremos incluir una carta de presentación, tenemos que tener especial cuidado, porque tiene que estar personalizada e indicar por qué y para qué enviamos nuestra candidatura, ya sea para una vacante o de manera proactiva.

El tercer paso sería inscribirse en una oferta o enviar el currículum a las empresas. La forma de buscar trabajo es cambiante con el paso del tiempo y, en la actualidad, todos los procesos están digitalizados por lo que la manera de entregar el CV se ha vuelto más fría e impersonal, si bien podemos buscar la forma de acercarnos al reclutador y poder así diferenciarnos del resto de candidatos.

Busca1

La forma de diferenciarnos de otras personas que se postulan a una oferta pasar por personalizar el contacto y, para ello, podemos: enviar un email a la persona responsable de la selección, llamar por teléfono para interesarnos por las vacantes, contactar a través de LinkedIn con la compañía o incluso participar en eventos, foros o comentarios de blogs.

Asimismo, podemos colaborar en proyectos de los ayuntamientos o inscribirnos en diferentes bolsas de empleo, pero debemos de tener claro que puede que no siempre obtengamos respuesta o que el intento llegue a término, porque existen variables que no dependen de nosotros.  Eso sí, la búsqueda de trabajo no implica inscribirnos o enviar CV a todas las ofertas del mundo, porque vamos a conseguir el efecto contrario.

Así que selecciona: postúlate a las que realmente te interesan y si no hay, ‘véndete’ y date a  conocer.

Cuando  te contactan para una entrevista

Comienza, por lo general, con una llamada de teléfono por parte del reclutador, por lo que no podemos descuidar esta parte. Si no podemos hablar, debemos pedir que nos llamen en otro  momento, si no podemos apuntar podemos solicitar que nos envíen un correo y si, de partida, no nos interesa la oferta, debemos decirlo. Y muy importante, lo que nunca podemos hacer es contestar a la llamada como si nos molestase el hecho de que nos ofrezcan un trabajo.

En muchas ocasiones, los reclutadores nos encontramos con la falta de ilusión de muchos candidatos cuando los llamamos, lo que debería ser una alegría para la mayoría de las personas en búsqueda de empleo.  Frecuentemente no leemos bien las condiciones de las ofertas y si bien es cierto, que muchas veces no se publican todas las condiciones y hay poca información, en otras muchas sí y puede que alguna de ellas no te encaje. De esta manera, estás perdiendo el tiempo tú y el reclutador.

La entrevista

Busca2

Puede ser en diferentes formatos: telefónicamente, presencial o por vídeoconferencia, frecuentemente Skype. Te pueden hacer una, dos o tres entrevistas diferentes profesionales dentro del mismo proceso e independientemente de cómo, cuándo y quién, debemos de afrontarlas con las mismas ganas y la misma actitud.

No hay una ley ni un protocolo por el que nos rijamos a la hora de seleccionar o no a una persona, por muchos tips que podamos poner, la realidad es que cada entrevistador es un mundo y tiene una visión diferente del empleo.

Lo que está claro es que tenemos que prepararnos la entrevista, en el sentido de saber expresar qué funciones he desempeñado, qué situaciones he podido resolver, cuáles no y de qué manera, qué éxitos o fracasos he conseguido y sobre todo qué puedo ofrecer a la empresa, qué es lo que va a diferenciarme del resto. No se trata de extraer frases ni textos que se han ido publicando a lo largo de los años, porque ya están dichas, se trata de buscar nuestra propia identidad. Y no hay mejor defensa que mostrar cómo somos de manera natural.

Gran parte de los procesos se hacen a través de consultoras de RRHH, por lo que la empresa usuaria se mantiene en el anonimato hasta la fase final. De esta manera nos falta mucha información, pero aun así no debemos dejar que la incertidumbre nos bloquee ni que pensemos que estamos perdiendo el tiempo.

Buscamos a personas con actitud y compromiso, que se preocupen por realizar de manera eficiente su trabajo.

¿Cómo se muestra la actitud?, interesándose y preocupándose por el proceso, asistir el día y a la hora acordada, mostrar interés y ganas por trabajar, educación y empatía. En si buscamos inicialmente habilidades básicas. Da igual que nos demos cuenta por ambas partes que la oferta no es para ti, puede que puedan contar contigo para otros procesos.

Esto es un mínimo, después analizaremos que competencias técnicas tienes y si se adaptan a los requisitos.