Blog

7 errores imperdonables de un perfil en LinkedIn

7 errores imperdonables de un perfil en LinkedIn
20 de octubre de 2014— Tiempo de lectura: 3 minutos

7 errores imperdonables de un perfil en LinkedIn

LinkedIn es la principal red social de promoción profesional, por lo que sus perfiles deben representar de forma visual y convincente una marca personal. Sin embargo, muchos usuarios lo completan con lo justo, transmitiendo un aspecto descuidado y poco atractivo. Si tu propósito es utilizar LinkedIn como medio de acercamiento a un nuevo empleo, existen una serie de errores que son imperdonables: te explicamos cuáles para que puedas evitarlos.

1) Usar una fotografía inadecuada o carecer de ella

Aunque parezca increíble, todavía hay mucha gente que utiliza fotos en las que aparece de fiesta o de vacaciones. Tampoco es necesario que utilices una foto con traje y corbata, pero sí debes transmitir seriedad. Prescindir de la imagen tampoco es una buena opción: ¿sabías que incluir una foto en LinkedIn multiplica por 7 tu visibilidad? De lo contrario, tu perfil parecerá incompleto.

2) No tomar la iniciativa para las recomendaciones

Las recomendaciones ayudan a reforzar tu marca personal destacando tus habilidades, pero conseguir que alguien se moleste en escribir un texto sobre ti a veces no es fácil. Toma la iniciativa haciéndolo tú primero de las personas con las que hayas trabajado: seguro que después alguien se anima a devolverte el favor.

3) No contar con un buen titular

Lo primero que muestra LinkedIn es tu fotografía, lugar de residencia y una línea con información destacada. Si este texto no es atractivo, no te define y no está orientado a los objetivos que buscas, de poco servirá tu perfil en esta red social.

4) Descuidar el extracto

El extracto de LinkedIn te ofrece la posibilidad de mostrar brevemente y de la manera más atractiva lo más interesante de ti, tus motivaciones y tus objetivos, así que no caigas en el error de volver a repetir formación y habilidades. Ten en cuenta también que es tan bueno tener un buen extracto como contraproducente tener uno descuidado, con errores ortográficos y gramaticales.

5) No personalizar la dirección URL de tu perfil

Cambia la dirección URL que LinkedIn te otorga por defecto por una personalizada, que incluya tu nombre y apellido. De esta forma, facilitarás que los motores de búsqueda te encuentren antes, posicionándote más arriba en las listas de resultados.

6) Convertirse en una fuente de SPAM

A nadie le gusta recibir constantemente mensajes de la misma persona a través del servicio de mensajería privada de LinkedIn: provoca la misma sensación que recibir un correo electrónico de aspecto fraudulento. Por lo tanto, dosifica los envíos de tu currículum por esta vía y, en cualquier caso, no lo hagas de forma masiva, sino con emails personalizados.

7) No actualizar ni participar

No se trata de abrir un perfil, rellenar rápidamente los cuatro campos básicos y olvidarnos. En este caso, la mejor opción será no contar con un perfil en LinkedIn, ya que un aspecto descuidado e incompleto no dirá nada bueno de tu profesionalidad. La clave de las redes sociales es sencilla: actualizar y participar.