Blog

6 errores habituales al iniciar un proceso de cambio de empleo

6 errores habituales al iniciar un proceso de cambio de empleo
12 de diciembre de 2014— Tiempo de lectura: 2 minutos

6 errores habituales al iniciar un proceso de cambio de empleo

Normalmente, al hablar de candidatos se piensa en personas que buscan trabajo porque se encuentran en situación de desempleo, o bien porque acaban de incorporarse al mercado laboral tras sus estudios. Sin embargo, también existen candidatos con empleo, personas que deciden cambiar de puesto de trabajo porque no les satisface o porque desean mejorar su situación. Si este es tu caso, antes de dar el paso reflexiona sobre los principales errores que puedes cometer.

1) Tener expectativas poco realistas

Está relacionado con aspirar a puestos para los que no se da el perfil. Las empresas hacen apuestas seguras y, si no cumples los requisitos, no te contratarán. No se trata de renunciar a tus sueños, sino de formarte para alcanzar lo que quieres.

2) Tener propósitos imprecisos

Hay personas a las que no les gusta su trabajo e intentan cambiar, pero sin saber claramente lo que buscan, en qué tipo de empleo se sentirían más a gusto: este es un mal punto de partida para iniciar el proceso.

3) Aferrarse al pasado

Muchas personas buscan repetir una experiencia pasada con la que estaban muy satisfechas, pero el contexto laboral evoluciona, por lo que es muy difícil que las mismas circunstancias se vuelvan a repetir.

4) Pensar que es un proceso fácil

Aunque conozcas casos de éxito, no debes pensar que tú también lo conseguirás con el mínimo esfuerzo, pues suelen ser casos puntuales y, en muchos casos, asociados a golpes de suerte. Prepárate, porque puede ser un proceso más largo de lo que esperas.

5) No asumir la responsabilidad propia del proceso

Es habitual pensar que todo está en manos de los intermediarios: seleccionadores, departamentos de recursos humanos, oficinas de empleo, agencias de colocación, headhunters, etc. Sin embargo, el principal responsable del éxito del proceso de cambio eres tú: planifícalo teniendo en cuenta que supondrá sacrificar tu tiempo libre.

6) No quedar bien en el anterior trabajo

Cambiar de trabajo es una situación delicada, que genera muchas dudas, miedos y momentos de tensión, provocando que a veces no se quede bien en el trabajo anterior. Tu objetivo debería ser salir de la empresa de manera amistosa, dejando la puerta abierta por si algún día tuvieras que volver o necesitaras alguna recomendación.