Blog

10 consejos básicos para mejorar tu inteligencia emocional

10 consejos básicos para mejorar tu inteligencia emocional
31 de octubre de 2014— Tiempo de lectura: 3 minutos

10 consejos básicos para mejorar tu inteligencia emocional

Ahora que conoces la importancia de la inteligencia emocional en el ámbito laboral, es el momento de llevarla a la práctica. En esencia se trata de escucharte a ti mismo, de reconocer, entender y manejar adecuadamente tus emociones, siendo consciente también de cómo reacciona tu cuerpo ante ellas. Al mismo tiempo, deberás comprender y canalizar positivamente la actitud de los demás. Te ofrecemos una serie de consejos para conseguirlo.

1) Observa tus reacciones durante el día

A veces el ritmo diario nos impide reparar en nuestras emociones. Tomarse un tiempo para reconocer cómo nos sentimos ante cada experiencia es esencial para mejorar en inteligencia emocional. Acostúmbrate, por lo tanto, a nombrar lo que sientes: tristeza, vergüenza, ira, alegría… Entender qué te pasa te ayudará de inmediato.

2) Escucha a tu cuerpo

Las emociones también se manifiestan físicamente, pues mente y cuerpo están conectados: aprende a interpretar los mensajes de tu cuerpo. Por ejemplo, el estrés puede sentirse como un nudo en el estómago, presión en el pecho o un ritmo cardiaco acelerado.

3) Repara en cómo se conectan tus acciones y tus emociones

Si comprendes aquello que incita los impulsos de tu comportamiento, podrás aprovechar lo que sabes para mejorar tu actitud en futuras situaciones similares.

4) Evita juzgar tus propias emociones

Todas las emociones son válidas, incluso las negativas. Si las juzgas, inhibirás tu capacidad para percibirlas plenamente. Reconocer sentimientos negativos te ayudará a conectarlos con lo que está sucediendo e identificar los positivos, a volver a sentirlos.

5) Identifica patrones en tu historial emocional

Cuando sientas una emoción fuerte, pregúntate cuál fue la última vez que sentiste algo parecido. Analiza cómo resolviste el problema y cómo te gustaría manejarlo ahora. Un diario de emociones puede ayudarte a hacer este ejercicio.

6) Toma decisiones sobre tu comportamiento

No podrás evitar sentir determinadas emociones, pero sí puedes decidir cómo quieres reaccionar ante ellas, en lugar de dejar que te abrumen. En todo caso, no optes por hábitos escapistas: ocultar los sentimientos negativos te hará sufrir más.

7) Mantén una perspectiva amplia y abierta

Cuando se tiene la mente abierta a través del entendimiento y la reflexión interna, es más fácil hacer frente a los conflictos de una manera calmada y confiada. Te ayudará a ser más consciente a nivel social y a abrir nuevas posibilidades.

8) Mejora tu nivel de empatía

Prestar atención a lo que digan los demás te ayudará a tener un mejor entendimiento de su actitud. Cuando veas que alguien está pasando por una emoción fuerte, ponte en su situación y piensa como te sentirías tú: muestra un interés sincero y sensible con lo que le ocurre.

9) Observa tu efecto sobre los demás

Piensa en como tienden a reaccionar los demás ante tu actitud: ¿se ponen nerviosos, se enfadan, se alegran? Pide a personas cercanas su opinión sobre tu impacto emocional y reconoce ese efecto como un primer paso para el cambio, si es necesario.

10) Practica la actitud optimista

El optimismo produce bienestar emocional y mayores oportunidades, gracias a que la gente quiere estar rodeada de personas positivas, así que se verán atraídas por ti, sin contar con todas las posibilidades que esos contactos te brindarán.